martes, 2 de abril de 2013

34.

El basket siempre ha sido mi deporte favorito.  Desde que tenía, no sé, 7, 8 años y agarré la base de una maceta como canasta, no paré. Con el tiempo descubrí la NBA en casa de un tío.  Era la final del 91, Bulls contra Lakers, Jordan contra Magic.  Aún recuerdo que me preguntaron a quién le iba y mi respuesta fue "Le voy a los Lakers pero creo que van a ganar los Bulls". Ja, niño profeta, los Bulls ganaron 4-1 y el reinado de Jordan empezó.

Desde ese momento todo cambió.  Encontré más amigos en primaria a quienes les gustaba el mismo deporte, logramos que hubiera equipo por primera vez en la historia de la escuela y compraba todo video y póster que llegaba a Martí.  Dentro de esos videos, me gustaba muchísimo la onda desmadrosa de Malone (cuando era joven y buen pedo) y fue mi jugador favorito un rato.  Cabe resaltar que yo no le iba a ningún equipo, me mamaba Malone y me cagaba que Jordan ganara todo pero no tenía un equipo como tal.  Y todo iba bien, no ganábamos un solo partido pero nos encantaba jugar, compramos canastas en el Price Club y las pusimos en nuestras casas y de vez en cuando nos juntábamos a ver un juego.

De la nada, surgió un equipo llamado Orlando Magic. Totalmente noventero y novedoso.  En él jugaba un novato llamado Shaquille O'Neal, novato que destrozaba tableros, oponentes y nunca dejaba de sonreír o de ser un niñote.  Fue ahí cuando supe que Malone sólo me gustaba, que para tener un jugador favorito había que sentir lo que sentía cada que veía al Shaq jugar.  No por nada todo sexto de primaria fui a la escuela con chamarra y gorra del Magic todos los días. Pregúntenle a mis amigos, hasta salgo en la foto de generación con esa maldita gorra.






En fin, Shaq llegó, me voló los sesos, hizo que todos nos matáramos por su tarjeta Upper Deck y me hizo el dueño de uno de los mejores pares de tenis de basket de la historia:

De haber sabido lo que sé hoy, jamás los hubiera tirado.


Así pasó el tiempo hasta que elegí a un equipo, Los Lakers de Los Ángeles. Ya no le iba a un jugador, finalmente le iba a un equipo. ¿La razón? Fácil, pero eran 3 razones: Eddie Jones, Nick Van Exel y Cedric Ceballos. 3 Lakers cuyo juego amaba y todo bien ahí. 

Pasó el tiempo y los astros se alinearon para que mi jugador favorito aterrizara en mi equipo favorito. 1996, Shaq llega a LA. Eventualmente llegaría Kobe y yo viviría los mejores años que he tenido como fan del basket y de los Lakers.  Todavía recuerdo estar viendo la final de conferencia contra Portland en casa de un amigo mientras estudiábamos para finales.  Todos estudiaban y yo veía el juego en la sala junto a su papá (a quien yo le cagaba y el también a mí).  Me acuerdo de estar nervioso con mi jersey de Jones puesto, parado, mordiéndome las uñas y en el momento que pasó ese alley-oop, grité, salté y me importó un huevo estar junto al dueño de la casa, festejé como quinceañera naca cuando le dicen que sí le consiguieron el vestido de Las Chivas. 



De ahí ya saben, 3 títulos con LA, un MVP, un título con Miami y el fade out de su carrera vía Phoenix - Cleveland - Boston. 

Hoy se retiró su número en Staples y estuvo cabrón.  Como fan hardcore de la NBA, nunca había vivido este momento.  Ver al jugador responsable (junto con Bird) de hacerme amar a un deporte de tal manera, parado, viendo cómo retiran su jersey, me llegó.  Sí se me hizo un nudo en la garganta, me conmovió un chingo ya que son cosas que sólo había visto en videos viejos o programas especiales.  Jamás lo había visto en vivo y menos de un jugador tan importante para mí. 

Podría seguir escribiendo porque realmente hay mucho que decir de Shaq, más bien, hay mucho que quiero decir de él.  Su actitud en Orlando, su dominio en LA, el que no existiera un jugador capaz de detenerlo, su sentido del humor, su grupo de rap los Fu-Schnickens, su juego de video Shaq Fu, sus películas Blue Chips con Penny, Kazaam, Steel, sus miles de apodos y eventualmente todo el desmadre que echó en los All-Stars y ahora como comentarista.  Shaq es un personaje único que estoy seguro le cambió la vida a muchos niños ahora hombres aparte de mí y por ello, siempre le estaré agradecido.

Por algo, y sin saberlo, ya le iba a los Lakers desde el 91.




----

miércoles, 6 de junio de 2012

Por qué no quiero que gane LeBron.



Si LeBron gana un título pronto, ver la NBA va a perder muchísima onda para mí.  El verlo fracasar una y otra vez es algo muy motivante para ver la temporada y si lo logra no va a ser lo mismo ver que sólo tenga un anillo a verlo retirarse sin uno.

No digo esto porque lo odie, me caga, pero no lo odio, tengo su jersey azul de Cleveland y hasta cierto punto me compadezco del tipo, pero verlo fallar es tan interesante que espero nunca acabe. 

Me explico.

Si hablamos de “los grandes” de la historia del basket, ninguno de ellos llegó a la liga con la mitad de expectativas que traía LeBron.  Todos lo catalogaron como el siguiente Jordan y desde que tenía 16 años traía el peso de todo fanático del basket en sus hombros.  Esto no es su culpa, su culpa es habérselo creído y no haberlo cumplido.  Estamos hablando de alguien que tiene tatuado “Chosen One” en la espalda y ningún campeonato en sus dedos (a menos que lean esto después de que ya ganó uno).  Sí, el cabrón ha hecho cosas espectaculares, pero todo mundo espera que gane 7 o más títulos.  Cosa que está mal y no, porque siempre le exigimos a nuestros ídolos y esperamos que cumplan de una u otra forma.  Desafortunadamente, LeBron no sólo deja de cumplir, sino lo maneja con las nalgas.  Quitarse el uniforme de Cleveland después de perder contra Boston, humillar a toda la ciudad al irse a Miami de forma tan pública y unirse con Wade y Bosh en un movimiento que todo basquetbolista condena como patético porque el punto es jugar contra los mejores, no aliarse con ellos.

 Casi.


No participar en el concurso de clavadas, desaparecer en las finales contra Dallas y contestar como chamaco caguenge ardido después de su eliminación:

“All the people that were rooting on me to fail, at the end of the day, they have to wake up tomorrow and have the same life that they had before they woke up today. They have the same personal problems they had today. I’m going to continue to live the way I want to live and continue to do the things that I want to do with me and my family and be happy with that. They can get a few days or a few months or whatever the case may be on being happy about not only myself, but the Miami Heat not accomplishing their goal. But they have to get back to the real world at some point.”

Convertir a Wade en una diva rockstar asquerosa, a la afición de Miami en la más mierda que llega tarde y se va temprano de los juegos, y últimamente, no querer presentarse a las conferencias de prensa después de los juegos.  Aparte, su actitud de “epa, esto no tenía que ser tan difícil” es una mamada.  En serio esperaba que el resto de los equipos tiraran la toalla en cuanto empezaran los Playoffs, y al darse cuenta que eso no pasa, no sé si tenga lo necesario para sacar adelante al Heat.

Hay que tener huevos, dejar de llorar y de culpar a los demás y decir que “dieron su mejor esfuerzo” cuando claramente no lo está haciendo.  En varias jugadas lo único que hace es servir como distracción mientras Wade… o Haslem, tira.  Chéquenlo, se para en la esquina de la cancha con las manos en las rodillas y no hace nada.  Bron tiene que pedir el balón y ser el héroe que todos esperan que sea.  No importa que sea la decisión equivocada o que tenga triple marca, así se hacen los grandes y hasta que no lo logre seguirá siendo un fracaso.   Jordan jugaba mejor que nadie en los Playoffs, sigue con el mejor promedio de puntos por juego en la historia (seguido por LeBron).  Shaq llevaba su juego a otro nivel en el momento que le ponían el “Playoffs” a la cancha.  Robert Horry se convertía en Big Shot Rob, Billups en Mr. Big Shot, los Spurs en un robot de fundamentos invencible y LeBron sacaba su mejor juego en Playoffs con Cleveland.  Ahora, sólo se ha convertido en el choker más caro de la historia.

Todo esto hace que verlo fracasar sea tan pinchemente maravilloso.  Porque pasa de ser King James a ser un idiota, como yo.  Se convierte en un atleta con el mayor número de obstáculos a superar para ganar un campeonato y no lo logra.  Pero como nos caga, es divertido verlo.  No como Nash, que sí nos duele.  El obstáculo de Chamberlain era Russell y llegó a ganarle. El obstáculo de Bird era Magic y le ganó una vez.  El de Magic era Bird y le ganó 2 veces.  El de Jordan eran los Pistons y después de perder contra ellos 2 años seguidos, se apoderó del juego y nunca lo soltó.  El de todos los que jugaron contra Jordan era Jordan (por eso era increíble querer verlo perder y devastador jamás haberlo visto). El de Kobe fue hacer algo sin Shaq, y lo logró 2 años seguidos.  El de Shaq hacer algo sin Kobe e, irónicamente, lo logró con Wade en Miami.

El obstáculo de LeBron es el mundo entero. Soy yo, son ustedes, son los haters, son los fans, son sus amigos, son todos los equipos que no quieren dejar ganarlo porque sienten que no se lo merece, son los bloggers, los reporteros, los escritores, los ciudadanos de Cleveland y todo aquel que disfruta de la NBA. 

Creo que a estas alturas lo único que motiva a LeBron es un “prove them wrong” a lo bestia que sólo se compara con nuestro papá o maestra que siempre nos dijo que no íbamos a lograr nada y ahora ya le podemos restregar en la cara que tenemos un trabajo mediocre y se chinga.

Yo odiaba a Jordan porque nadie le podía ganar y porque impidió que varios de mis jugadores favoritos ganaran un título.  Pero sólo alimentó ese odio ganando, nunca haciendo las mamadas que hace LeBron.  Y por eso es más chingón odiar a James, porque nos da motivos y razones.  

Porque se ha encargado tan bien (sin querer y queriendo) de convertirse en "el villano" de la liga, que me cae mal.  Y me encanta que sin importar lo que pase, todos estamos esperando ese momento que lo defina.  Ya sea una eliminación o un campeonato o 12, pero se ha convertido en el foco de la liga.  No porque sea su mejor jugador sino porque es un fenómeno que nunca había existido y todos queremos que tenga un final.  Él quiere ganar, todos los demás queremos verlo perder para que siga esta maravillosa telenovela.

Creo que está del culo ser LeBron (sin contar el dinero, las viejas, lo mamado y la fama) porque poco a poco se convierte en alguien que jamás va a complacer a los demás.  Si gana 1 título, tiene menos que Isiah Thomas, si gana 2 tiene menos que Magic, si gana 3 tiene menos que Duncan, si gana 4 tiene menos que Kobe, si gana 5 tiene menos que Jordan, y si gana 6 tiene menos que Russell.  El señor James tiene que cambiar el juego de una forma que nadie ha visto antes (cosa que empezó a hacer bien y luego la cagó) para que todos digan “Bien, fue suficiente”.

 Por ejemplo.

Hasta que eso no pase, yo seguiré yéndole a todo equipo en la liga antes que a Miami.  Y el día que ganen, la voy a pasar muy mal y echarle porras a sus rivales ya no va a ser lo mismo.  LeBron se ha convertido en ese jugador que amamos odiar y que por nuestro estándares, no se merece ganar un título.  No tengo idea cuáles son esos estándares, pero sé que algo le falta.  Tiene el talento pero no el corazón ni el hambre y tiene que darse cuenta que lo que tiene que hacer es dejar de jugar para nosotros y para lo que digan los demás.  Tiene que jugar para ganar todos los anillos que pueda y ya, eso es todo.

Creo que el legado de LeBron James sería mucho más interesante si no llega a ganar un título porque es justo lo que nadie esperaba de él.  Nadie pensaba que se convertiría en este malo de la NBA que produce que fans de los Lakers le vayan a los Celtics con tal de que su equipo no gane.  Y justo este tipo de fenómenos son los que me hacen desear que no gane.  El factor LeBron causa cosas muy bizarras en la NBA y sus fans, y en lo personal, amo verlas y espero que sigan ocurriendo.

PD
Ayer LeBron ganó su primer título.  Ver su sonrisa y emoción al recibir el trofeo Larry O'Brien hicieron que cambiaran algunas opiniones.  Sigo pensando que la NBA hubiera sido más interesante si él no ganara, pero no mames el juego que dio y lo merecido que lo tiene.  Algún día nos llamarán afortunados por haberlo visto jugar.  Respect where respect is due.  Bien ahí, King James.


---

miércoles, 17 de agosto de 2011

I'm baaaack.

No les voy a mentir, porque soy malísimo mintiendo, pero hace ya unos meses decidí no escribir más en este blog. Por razones que ignoro, escribir de basket ya no me llenaba como antes y pues por egoísta y huevón el Jimmy Dolan Shake n’ Bake iba a cerrar.

Sin embargo, algo está pasando ahorita que nunca me había tocado ver y que me tiene vuelto loco. Como todo buen fan de la NBA sabe, hay lockout, osease huelga. El contrato entre la asociación de jugadores, los dueños y la liga expiró y están en pláticas para renovarlo. Está tomando mucho más de lo esperado y todo indica que si tenemos suerte, la temporada empezará en enero. Después del “all star” que hubo en Filipinas, muchos se resignaron, otros como Delonte West están buscando chamba en Home Depot , varios están buscando jugar en otro país y los chingones, de los que voy a hablar, se están metiendo a jugar street ball en los torneos pro-am del país. Están jugando en Dyckman, en el Rucker, en la Drew League, la Melo League, Asia, etc. Y no estoy hablando de jugadores como Zydrunas Ilgauskas o Matt Bonner, estoy hablando de Durant, LeBron, Kobe, James Harden, Michael Beasley, John Wall y Ron Artest entre otros.

Neta me tienen emocionadísimo, todos los días busco notas para ver qué ha pasado. Poder verlos en jerseys chaquetas, siendo hecklereados por el público y ardiéndose está pocamadre. Están jugando en gimnasios piteros y canchas legendarias, es que imaginen, viven en Nueva York, van a ver el torneo del Rucker y de repente llega Durant y clava 66. NO MAMEN.

Pero no vivimos en NY así que sólo nos queda ver los videos.

Ahora, voy pidiendo otra disculpa de antemano porque por razones que ignoro no logro bajar todos los videos y la verdad no quiero dejar esto a medias. Así que lo único que puedo hacer es dejarles los links de cada uno y esperar que los disfruten tanto como yo. Perdón, sé que es una cagada que los mande a otras páginas pero neta no pude bajar nada. Perdón.

Enjoy.

Kevin Durant y sus 66 en Rucker Park. El show de tiros que dio en los últimos segundos es una mamada. Click.

Kobe Bryant metiendo la canasta ganadora sobre James Harden en la Drew Summer League. Y después sintiendo sin miedo el amor de los fans. Click.

LeBron James siendo humillado en Asia. Clack.

LeBron James en la Drew Summer League. Click.

Brandon Jennings con un poco de “off the heezay”. Cuack.

Michael Beasley ardiéndose con un heckler. Clickiriclick.

Durant callando al heckler con estilo. Click.

Durant dominando la Melo League. CLICK.

Ron Artest jugando en el torneo de Dyckman. Les recomiendo muchísimo ver todos los capítulos de esto de Team Nike. Es como el And 1 pero sin tanto show y mejor filmado. Click.



Por muchos años ellos fueron el único street ball que conocí.



---

jueves, 10 de febrero de 2011

Adiós Jerry Sloan.

Jamás pensé ver este día. Siempre pensé que moriría antes de renunciar pero justo 3 días después de firmar una extensión de contrato por un año, Jerry Sloan se retira del mando de Utah.

Para los que no sepan, Sloan empezó como jugador en los Bulls y eventualmente tomó la batuta como coach del Jazz en el 88. No hay ningún otro entrenador en ningún otro deporte gringo, vease NFL, NHL, MLB, lo que quieran, que haya durado tanto tiempo con un equipo. Sloan cumplió 23 años con Utah este año y como las cosas no andan muy bien, se va. Es el único coach que ha llegado a las 1000 victorias con el mismo equipo, tiene un récord de 1221 ganados 803 perdidos, cumple 69 años el próximo año y se llama Gerald Eugene Sloan. Llevó a Utah a dos finales consecutivas en las que desafortunadamente se topó con la segunda generación de Bulls de Jordan (sigo cuestionando el empujoncito a Bryon Russell) y jamás obtuvo un título. Tampoco ganó coach del año, cosa que considero un insulto a todo anciano que ve los juegos de Utah en un asilo intentando no quedarse dormido y a mí.

Sloan es de los pocos coaches con los que crecí. Tuve la oportunidad de conocerlo en Phoenix durante un juego y recuerdo que a toda madre. Tengo que aceptar que Malone fue mi jugador favorito en su época de cagado/desmadroso en Utah, luego me cagó, pero cuando lo seguía tanto, siempre estaba Sloan ahí. Y si tomamos en cuenta que mi mejor amigo es el fan más hardcore que hay del Jazz...fuera de Utah, creanme que Sloan ha tenido una presencia constante en mi vida.

Ya hay rumores de que podría sustituir a Phil Jackson en los Lakers el próximo año que su contrato expire. Lo dudo muchísimo.

Se le extrañará señor Sloan.

jueves, 6 de enero de 2011

Spree.

No ganó un título. Casi mata a PJ Carlesimo con sus propias manos y todo mundo lo tachó de delincuente. Aún así, Latrell Sprewell siempre ha sido uno de mis jugadores favoritos (por él siempre porté el 15 y le quiero poner a mi hijo Latrell) y ahora, con los Spurs ganando como si quisieran acabar como los Bulls del 72-10, los Celtics dando cátedra por todas partes, el Heat empezando a asustar a todos y los Lakers en un hoyo en el que Kobe sólo los hunde más cuando los intenta sacar por si solo, decidí poner algo que no tuviera nada que ver con la temporada.

Un video de uno de los jugadores más explosivos que tuvo la liga. Tal vez no tenía un repertorio tan amplio de jugadas, pero nadie la clavaba con tanto poder y autoridad. Y en cuanto perfeccionó su juego exterior con los Knicks, llevó su juego a otro nivel.

Así que bueno, para ustedes Latrell Sprewell.


video

domingo, 28 de noviembre de 2010

Fans.

Dejemos de hablar del juego por un momento y enfoquémonos en lo que realmente importa, aparte de las porristas, los fans. Viendo las noticias relevantes este fin de semana me encontré con estos dos videos que me pusieron muy de buenas. Así que preferí hablar de ellos que del nuevo logo de LeBron (LJ siempre será Larry "Grandmama" Johnson, gracias Cova) o de como le dio un hombrazo a Spoelstra o de los 9 triples de Dorell Wright de los Warriors.

No, estos videos me gustaron más. El primero, un fan cumpliendo el sueño de muchos al tener la oportunidad de meter un tiro de la media cancha por un coche. Y como no son muchas las veces que la meten (la pelota en la canasta) vale la pena ver que sí pasa de vez en cuando.


video


El segundo es un fan en un juego de los Celtics que decide mostrarle su amor por Bon Jovi a todo el Garden.



video

Y pensé que yo me ponía loco cuando suena Always.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Blake Griffin.

¿Es muy temprano para decir que va a ganar novato del año? Sí. ¿Lo voy a decir de todas formas? Sí. No para de impresionarme, es un aminal. Parece un linebacker, se mueve con la rapidez de un movedor y salta como jugador de nba jam. No he visto mucho de John Wall y si no empieza a aparecer en los highlights, el premio irá para Griffin. Como evidencia, el siguiente video. Tres clavadas de vete a la chingada.

Ah, y las tres en el mismo juego.


video


Otro ángulo de esta atascadez y Amar'e reconociendo que se la mamó.

video


Mier-da.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Perdón, perdón, perdón.

Déjenme empezar pidiéndoles perdón. La temporada ya comenzó y yo como idiota no he podido ponerlos al tanto de todo lo que ha pasado por problemas técnicos con mi computadora y la puta red de Cablevisión (si leen esto métanse un palo). Pero bueno, dejemos las quejas para después, déjenme darles un resumen en chinga de lo que pasó en la off season:

La policía paró a Ron Artest por andar manejando este cochecito en L.A. Cada día lo amo más, ah y se cambió el número al 15.



El Shaq y Jermaine O’Neal se fueron a Boston, Amar’e se fue a los Knicks, David Lee se fue a Golden State, Matt Barnes y Steve Blake se fueron a los Lakers y Carmelo se quiere ir de los Nuggets. Boozer se fue a los Bulls, Raja Bell a Utah, Marcus Camby a Portland, Michael Beasley a Minnesota, Kirk Hinrich a los Wizards y creo que alguien a Miami pero no estoy seguro quién.

Fabricio Oberto se tuvo que retirar por problemas de salud. Específicamente, por problemas de corazón.

El anillo de los Lakers quedó de la siguiente manera:

  • 16 diamantes que representan los 16 campeonatos.
  • Dos trofeos Larry O’Brien de oro de 16 quilates.
  • La cara de cada jugador hecha con relieve.
  • El marcador, 83-79 en un lado.
  • Y el toque final, todos tienen un cachito de la pelota con la que jugaron el séptimo juego.

Epa.

Artest planea subastar su anillo para recaudar fondos para que las escuelas en EUA empiecen a proveer asistencia en términos de salud mental a quien lo necesite. Lo amo más que antes que escribí que lo amaba más.

Prohibieron a los jugadores usar la banda en la cabeza con el logo al revés como lo hacía Rondo y también les prohibieron jugar con estos tenis:


Athletic Propulsion Labs' Concept 1

Porque no sé qué puta tecnología traían que aseguraban incrementar el salto vertical hasta 7cm. Como los PF Flyers de Benny "The Jet" Rodriguez en The Sandlot, sólo que estos cuestan 300 dólares.

El NBA 2K11 con Jordan ya salió y les cuento que está re bueno.

Los uniformes cambiaron, Adidas los rediseñó por completo y ahora tenemos éstos:



Se supone que son 30% más ligeros y se secan lo doble de rápido que los anteriores. También, un 60% está hecho de materiales reciclados y cuenta con la tecnología Formotion de Adidas que reduce la fricción entre la jersey y el cuerpo del jugador. Espero ya no les raspe los pezones.

También, hay nuevos diseños para Utah, Philadelphia, Golden State y Cleveland.





LeBron y Nike decidieron tomar “The Decision” como excusa para el nuevo anuncio que quedó así:


video

No me encanta.


La gente de Cleveland decidió darle su propio toque al anuncio, así:

video

Me encanta.


En lo que va de la temporada, con los Lakers y Hornets aún invictos, a menos que lean esto cuando ya perdieron, lo mejor que he visto, fue esta monster dunk de Derrick Rose de los Bulls.


video


Y finalmente, Allen Iverson acabó jugando en Turquía.

Así que bueno, eso es básicamente el resumen. Prometo ponerme las pilas ya que una temporada nueva de NBA implica una temporada más de The Jimmy Dolan Shake N' Bake.

Bienvenidos de regreso.

lunes, 25 de octubre de 2010

A ver...¿cómo?

El buen Súper Nolo me mandó un mail con una duda.

Resulta que estaba navegando en cancha.com y se encontró con una foto. Una foto que lo llevó a mandarme un mail con la siguiente petición: "Explícame esta imagen del Reforma..." Entré a la pagina y para serles honesto estoy en las mismas.

La foto tiene de encabezado "Aprueban cambios a repetición en NBA".



Le dan click y los lleva a la siguiente nota:



Finalmente, la foto completa se ve así:

¿Qué no anda bien aquí?

Si tuviera que adivinar diría lo siguiente: Es Blake Griffin de los Clippers, peleando por un rebote contra Raja Bell que en realidad parece Gary Payton con uniforme del Jazz, en un Staples Center al que no le pusieron el logo de los Clippers, vacío. WTF?

Estoy consciente que puede ser un partido de pre temporada pitero, un juego de práctica, una sesión fotográfica o inclusive un terrible photoshopazo. Sin embargo, ¿es realmente necesario tener a alguien que no sabe nada de la NBA buscando fotos para sus artículos, queridos periodistas del Reforma? ¿Sobretodo cuando la nota les permite usar cualquier foto genérica, hasta una de una pantalla del estadio o cámara de video? ¿Por qué putas se fueron por algo tan bizarro y surreal? Ah, porque vieron negros altos y mamados con jerseys sin mangas y dijeron "Eso es la NBA, clávalo".

Jimmy Dolan no aprueba. Aunque está bueno el malviaje.

Si alguien sabe el motivo de esta foto, por favor cuéntenos, que no entiendo un pito.
Gracias Noilo.